BLOG

Etapa 4. Turquía – Estambul

No comments

 

Vista de la Mezquita Azul desde Santa Sofía

Vista de la Mezquita Azul desde Santa Sofía. Las 2 maravillas de Estambul.

El miércoles 6 de julio, llegamos a la frontera de Turquía y empezamos con los trámites pertinentes. Pasamos el primer control y de ahí nos trasladaron a una nave de pequeño tamaño (la misma para los turismos), en donde nos revisaron la carga del vehículo y a continuación nos mandaron a arreglar los papeles de la ambulancia. Una vez superado el trámite, fue el más largo hasta el momento, ya estábamos en el antiguo imperio otomano.

Las autopistas en Turquía son como en Eslovenia, justo de la que entras en el país tienes que pagar una tarjeta o viñeta, que se pega en el cristal del vehículo, así cuando pasas por los peajes comprueban que está todo en orden y no te paran más adelante. No llevarla puede suponer una sanción muy elevada por lo que adquirirla es una obligación absoluta. Nosotros no lo sabíamos y los primeros dos peajes los pasamos sin pagar, ya que la venta de estas tarjetas se produce en las gasolineras y nosotros al no saberlo nos saltamos la primera y tuvimos que esperar hasta la siguiente.

Muralla Constantinopla
La primera parada estaba planificada en Estambul, sin ninguna duda para nosotros era el sitio de mayor interés de Turquía. Esta macrociudad tiene 12 millones de habitantes y por lo que habíamos estado mirando en Google Maps, con la opción para visualizar el tráfico en tiempo real, acceder a la ciudad era un horror. Sin embargo, para nosotros fue una entrada completamente limpia, había un gran número de vehículos, pero la circulación era fluida.
Decidimos quedarnos allí tres días, en un hotel que estaba a cuatro paradas de tranvía del centro de la ciudad y que además tenía parking para nuestra ambulancia. Fue una opción perfecta, ya que la ambulancia estaba muy segura en un barrio residencial y tranquilo, y al mismo tiempo estábamos en pleno centro en 15 minutos con el tranvía.
Estambul está muy bien cuidada, las zonas ajardinadas están perfectas, las calles peatonales impolutas y hay una gran variedad de lugares para visitar, lo que la convierte en una ciudad idónea para visitar.

Mezquita Yeni, vista desde el mercado de las especias

Mezquita Yeni, vista desde el mercado de las especias

Vista desde el puente Galata

Vista desde el puente Galata

A nivel culinario la ciudad está llena de pequeños locales para beber zumos naturales, comer o disfrutar de los helados que también están muy buenos, nuestra recomendación es que os salgáis de la zona turística para poder comer realmente algo auténtico y bien de precio, si veis un sitio lleno de locales por algo será, nunca falla.

Sitio local de kebabs

Sitio local de kebabs

El primer día, para hacernos una idea de la ciudad cruzamos el Bósforo andando en un agradable paseo y nos fuimos a la zona asiática, en concreto a la torre Galata. Con una altura de 63m nos permitió observar el lado europeo en toda su magnificencia, destacando las impresionantes mezquitas y en particular sus minaretes.

 

El equipo en Galata

El equipo en la torre Galata

Torre Galata de noche

Torre Galata de noche

La siguiente parada era descubrir los famosos mercados o bazares de Estambul. Ya que dentro de nuestra campaña de crowdfunding, una de las recompensas para la gente que nos había apoyado era el regalo de especias. Uno de los dos famosos bazares se llama Spice Market, o mercado de las especias, por lo que la compra aquí era una parada obligatoria.
Como siempre los planes están para torcerse y aquí descubrimos el motivo por el cuál nuestra entrada en la ciudad estuvo libre de tráfico. Estábamos en pleno final del ramadán, uno de los períodos más estivales en la cultura musulmana, por lo que estaba todo cerrado durante tres días…
Una pena ya que tanto por la calidad como por la facilidad en el envío de las mismas era un mercado perfecto.
El resto del día lo dedicamos a callejear y conocer el centro de Estambul, lleno de pequeños rincones cargados de historia.

Callejeando por Estambul 1

Callejeando por Estambul 1

Callejeando por Estambul 2

Callejeando por Estambul 2

Callejeando por Estambul 3

Callejeando por Estambul 3

Al día siguiente nos tocaba hacer las dos visitas obligadas cuando se viene a Estambul:

Santa Sofía. Una auténtica maravilla. Es espectacular e impresionantemente grande, en su día fue la iglesia ortodoxa más grande del mundo, luego se convirtió en mezquita y hoy en día es un museo. Es impresionante ver la mezcla de estilos y religiones tanto en su interior como en el exterior.

Santa Sofía desde el interior

Santa Sofía desde el interior

Santa Sofia desde el exterior

Santa Sofia desde el exterior

La Mezquita Azul. Construida justo enfrente a Santa Sofía, se sigue usando como mezquita así que recordad que aquí tenéis que ir con pantalones largo si eres chico y con velo y ropa larga que te cubra si eres chica. Recomendamos ir con tiempo ya que se forman unas colas enormes entre los turistas y la gente que va a rezar allí.

Mezquita Azul de día

Mezquita Azul de día

Mezquita Azul de noche

Mezquita Azul de noche

Además de estas dos maravillas, tuvimos tiempo de visitar la Cisterna Basilica, una gran estructura subterránea que proveía agua a Constantinopla, hoy conocida como Estambul.

Basilica Cisterna

Basilica Cisterna

Al tercer día tocaba salir hacia la Capadocia, con una despedida muy fraternal con el dueño del hotel ya que se mostró muy curioso con nuestro proyecto. Nos sacamos fotos, hablamos de la ruta y nos regaló unos bidones de agua para que no nos faltaran provisiones.

Comentarios

comentarios

El NómadaEtapa 4. Turquía – Estambul

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *